Skip to content

Beneficios del canto para la salud

Toda persona que ha cantado alguna vez, con cierto nivel de éxito en el desempeño de esta actividad, puede dar fe de la sensación de bienestar interior que produce el canto. Ahora bien, ¿esto se debe a algo completamente subjetivo y personal? y si es así ¿por qué se habla de manera tan extendida y generalizada de los beneficios del canto para la salud? Exploremos un poco sobre este interesante tema que alude, no sólo a los cantantes, sino a todos los seres humanos.

 
El canto es una actividad que reúne muchas competencias y habilidades: inteligencia auditiva, manejo del sistema fonatorio a nivel técnico y fisiológico, desarrollo de la comunicación corporal, activación del lenguaje, desenvolvimiento social, capacidad de enfocar la atención, creatividad y habilidades artísticas, entre otras. No es difícil deducir que un individuo que haya desarrollado parte de este conjunto de virtudes puede tener una ventaja en lo referente a su salud mental y corporal. Pero para no quedarnos en simples deducciones obvias y lógicas, profundicemos un poco más en los beneficios de esta actividad.

Es bien sabido que el estrés se relaciona con muchos problemas de salud a largo plazo. Según un estudio realizado por Tenovus Cancer Care y el Royal College of Music, publicado en ecancermedicalscience, cantar en un coro sólo una hora eleva los niveles de proteínas del sistema inmunitario en quienes padecen cáncer, reduce el estrés y mejora el ánimo, lo cual a su vez podría tener un efecto favorable en la salud en general. En el estudio participaron 193 integrantes de cinco coros diferentes. Los resultados demostraron que cantar una hora se traduce en una reducción significativa de las hormonas del estrés, tales como la cortisona, y un aumento de los niveles de citocinas, las proteínas del sistema inmunitario, lo cual puede mejorar la capacidad del organismo para luchar contra una enfermedad grave.

Daisy Fancourt, profesora del University College de Londres, coincide con estas afirmaciones y dice que, cuando cantamos, se producen en el cuerpo una serie de cambios: “Estos pueden incluir una reducción en las hormonas del estrés, como el cortisol. También se ven diferencias en los niveles de endorfinas, que están relacionados con nuestro ánimo”… “Cantar es una actividad saludable multimodal. Tiene muchos componentes. Cantar involucra expresar emociones, lo cual se sabe que es bueno para la salud mental. También da lugar a interacciones sociales que pueden ayudar a reducir la sensación de soledad”.

Las habilidades y capacidades respiratorias también reciben beneficios gracias a la actividad recurrente de cantar. El canto es una actividad exigente en lo referente a las habilidades respiratorias, por tanto, aquellos individuos que habitualmente lo practican pueden tener aptitudes potenciadas en las cualidades referentes a su aparato respiratorio. Ya en el siglo XIX, John Hutchinson, el inventor de la espirometría, acuñaba el término capacidad vital, argumentando que aquellos individuos con mejores capacidades pulmonares solían tener mayor esperanza de vida. Un estudio publicado en 2009 por la Revista Internacional de Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, de nombre Efectos de las clases de canto sobre la función pulmonar y la calidad de vida de los pacientes con EPOC, concluyó que las clases de canto son una actividad bien tolerada por sujetos seleccionados con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), y que la práctica regular del canto puede mejorar la calidad de vida y preservar la presión espiratoria máxima de estos pacientes.

En 2015, la Sociedad de Alzheimer creó un programa denominado “Cantando para el cerebro” con el objeto de fortalecer la memoria de sus pacientes. Lo que descubrieron fue que el intercambio de oxígeno que se produce al inhalar y exhalar durante el canto en realidad aumenta la circulación sanguínea, creando un torrente sanguíneo mejor oxigenado a través del cuerpo y del cerebro. Sin embargo, esto no es exclusivo de las personas con demencia. Puede aplicarse a cualquier persona que desee mejorar la memoria y la concentración.

El prestigioso psicólogo y neurocientífico estadounidense, Jaak Pankseep, quien es conocido por acuñar el término “neurociencia afectiva”, argumenta que la música es un ingrediente central de comunicación emocional. Gran parte de nuestra interacción con niños pre-lingüísticos depende principalmente de los cambios en el tono de voz, el canto es una herramienta funcional y efectiva para calmar y dormir a los bebés. La música también contribuye al lenguaje hablado; sin los matices melódicos, nuestras palabras sonarían robóticas y carecerían de cualquier sentimiento.

Cantar también aporta otros beneficios a nivel neurológico. Gottfried Schlaug, profesor de neurología en el Beth Israel Deaconess Medical Center y en la Harvard Medical School en Boston, EE.UU., dirigió un experimento en el que se concluyó que los pacientes con ictus, el accidente cerebrovascular caracterizado por la interrupción del flujo sanguíneo al cerebro, podrían “volver a conectar” su cerebro con lecciones de canto y así recuperar el habla. Según estos expertos, a través del canto, los pacientes utilizan una zona distinta a la del habla afectada en el cerebro. Si el “centro del habla” del individuo está dañado por un accidente cerebrovascular, en su lugar puede aprender a utilizar el “centro del canto”.

El canto se nos presenta también como una actividad tremendamente positiva para el desarrollo del lenguaje a temprana edad. Según Sally Goddard Blythe, autora de The Genius of Natural Childhood y directora del Instituto de Psicología Neuro-Fisiológica, cantar es la forma más efectiva de desarrollar las habilidades de comunicación en un niño porque prepara el cerebro y la voz para el lenguaje. En una exploración de imágenes neurológicas del cerebro de un niño mientras escucha música, se mostró actividad no solo en los puntos calientes, sino en grandes áreas de ambos hemisferios del cerebro.

Como es fácilmente deducible, el canto representa, además de una actividad muy saludable, un elemento intrínseco de nuestro sistema comunicacional como seres humanos y un importante factor en el desarrollo emocional. La coincidencia entre tantos investigadores sobre este tema nos invita a tomar en cuenta el canto, no solo en un nivel profesional, sino como herramienta fundamental para conseguir una vida más plena y saludable.

Deja una respuesta

Alejandro Zavala

Alejandro Zavala

Cantante, compositor, productor y músico popular. Ha participado en un importante número de producciones discográficas, incluyendo sus tres discos como solista: Origen (2009), Primavera para mayo (2011), Colores Tierra (2014) y Vocal (2021). Es director y productor musical de Sonofilia Studio Record, reconocido estudio de grabación en Caracas, Venezuela. Es director y fundador de la Escuela Contemporánea de la Voz.

www.alezavala.com

Mantente al tanto

Suscríbete a nuestro newsletter ahora y empieza a formar parte de nuestra comunidad de profesionales de la voz, mantente informado y vive tu pasión con nosotros.