¿Por qué es importante para el profesional de la voz saber de fisiología?

En el mundo del canto, la palabra fisiología suele no aparecer en el contexto general. Hay pocos libros, documentos o testimonios que la refieran y comúnmente los cantantes profesionales e incluso muchos docentes del área rara vez la mencionan o la utilizan. Si nos referimos a locutores, actores, docentes en general, nos encontramos con un panorama similar. 

Esto siempre me llamó la atención, puesto que cada vez que me surgía una duda como estudiante de canto, referente al funcionamiento de mi instrumento, me parecía lógico que mis interrogantes voltearan la mirada con frecuencia al campo de la biología o las ciencias médicas. Entendiendo que mi voz es el resultado de un proceso corporal, donde participan una serie de componentes biomecánicos, me parecía cuanto menos curioso que mis profesores o guías no tuvieran formación y en algunos casos relación alguna con la información que pudieran arrojar la anatomía humana, la foniatría, la fonoaudiología, la otorrinolaringología, etc.

Esto me llevó en mis investigaciones tempranas a conseguir entrevistas y posteriormente a establecer relación con profesionales de disciplinas clínicas relacionadas con la voz. Sobra decir que mi comprensión del proceso vocal cambió completamente al encontrarme con ese punto de vista. Las personas que se dedican a resolver problemas de salud vocal manejan un amplio conocimiento que los profesionales de la voz ignoramos, lo que hace que tratemos de explicar nuestros procesos de forma abstracta y poco precisa. La ciencia médica busca las respuestas a través de métodos certeros y estructurados, ya que el margen de error no puede ser muy amplio, de lo contrario las consecuencias afectan directamente la salud de los pacientes. 

Los artistas y comunicadores que usamos la voz como medio, además de aprender a usar nuestro instrumento, tenemos que atender innumerables aristas que nuestro trabajo exige: la elaboración del discurso, la creación de contenido, el manejo de los medios de comunicación, los elementos inherentes a nuestras disciplinas musicales, actorales, escénicas. Esto hace que los asuntos relacionados con el funcionamiento de la voz sean solo una pequeña parte del universo que conlleva nuestra profesión. Imagino que esa es la causa de que abordemos el tema con algo de superficialidad, a fin de cuentas no es nuestra única preocupación, como sucede con el médico especialista. 

Consciente de la necesidad de empaparme de lo que sabían los científicos sobre cómo funcionan los mecanismos que producen la fonación, comencé a estudiar por mi cuenta, y con la guía de estos nuevos amigos, los materiales que se relacionaban con las disciplinas clínicas de la voz. Tuve la oportunidad de encontrarme con distintas lecturas, videos, clases magistrales que me abrieron las puertas a una visión muy interesante y diferente a la que tenía hasta ese momento como cantante. 

Una palabra que se repetía constantemente en el contacto con esta información era fisiología. Confieso que la leía y mi cerebro la saltaba, la asumía como una palabra normal, no como aquellas que te obligan a buscar el diccionario. Obviamente la había oído antes, pero ¿la comprendía? Muchas eran las palabras nuevas con las que tenía contacto, algunas muy extrañas para mi, nombres de músculos, huesos, órganos, enfermedades, procesos biológicos. De todas estas palabras, fisiología se erigió como la más importante, tuve conciencia de ello tiempo después.

Fue leyendo un material de un importante autor llamado François Le Huche sobre las teorías de la mecánica vocal, en su libro La Voz, que entendí que cuando se habla de fisiología, se hace referencia al funcionamiento de los elementos involucrados en un proceso biológico. Le Huche se explaya en ese capítulo en un recorrido sobre las distintas teorías que se han explorado en el marco científico en relación al funcionamiento de las cuerdas vocales. Esto me hizo pensar en la fisiología como una herramienta para entender cómo funciona mi cuerpo. Es decir, en esa disciplina, enfocada a los quehaceres de la fonación, se encontraban las respuestas a mis curiosidades principales. La pregunta siempre fue cómo funciona mi voz y cómo hacerla trabajar más eficientemente. A partir de ese punto de inflexión, cada vez que veía la palabra fisiología en un contexto relacionado con la voz humana, me interesaba mucho más y conseguía respuestas más precisas a las interrogantes que tenía como cantante. 

La pregunta que titula este artículo se responde prácticamente sola cuando buscamos en el diccionario la palabra fisiología

Nombre femenino
    1. Parte de la biología que estudia los órganos de los seres vivos y su funcionamiento.
    2. Conjunto de propiedades y funciones de los órganos y tejidos del cuerpo de los seres vivos. “La fisiología humana
Origen

Préstamo (s. XVIII) del griego physiología ‘estudio de la naturaleza (aplicado a las funciones naturales del cuerpo)’. De la familia etimológica de físico (V.).

Si queremos entender el funcionamiento de nuestro instrumento vocal, ésta será una disciplina imprescindible para lograr ese objetivo. A mi juicio, la anatomía y fisiología de los órganos de la voz y del habla son temas imprescindibles en la formación de cualquier profesional de la voz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Forma parte de la comunidad ECV

Suscríbete ahora y empieza a formar parte de nuestra comunidad de profesionales de la voz, mantente informad@ y vive tu pasión con nosotros.